¿Qué son las flores sino la fuente de la felicidad? 🌺

¿Qué son las flores sino la fuente de la felicidad? 🌺

Me gusta cuando huelo una flor🌷 , y de inmediato me acuerdo de alguién. Me pasa con mi abuelita Piedad, a ella le gustaban mucho los nardos y la recuerdo cuando los veo, cuando los huelo, incluso cuando los pienso o escucho la palabra NARDO, ¡curiosa cosa! Actualmente he cogido respeto por las flores, me gustan sus formas y sus colores. Las respeto porque son eficaces, fuertes y muy poderosas. Solo basta pensar que todos extraemos nuestra energía de ellas directa o indirectamente para reconocer su poder 💪🏼

      Las gramíneas 🌾, por ejemplo, tienen flores masculinas y femeninas en la misma planta, las masculinas diseminan el polen y buscan alcanzar a las flores femeninas para completar la polinización. 🌬 La unión se concreta por medio del viento. En el maíz las flores femeninas son filamentos, y las flores masculinas se forman en las espigas. Si han visto un elote “chimuelo”, la razón es que ese pequeño pelo no logró ser polinizado por el polen de la espiga, ¡sorprendente! Los pinos también tienen flores, lo descubrí recién, ¡están en los conos! y también existen flores acuáticas 🌊 y subacuáticas. Entonces prácticamente todas las plantas tienen flores, y estas se adaptan a muy diversas condiciones climáticas, incluso en el desierto y en climas helados. 

      Las flores luchan por existir y hacen alianzas increíbles, ofrecen néctar, polen, y perfume a polinizadores como mamíferos: zarigueyas, murciélagos 🦇  y ratones, también a algunas aves como los colibríes, y a determinados insectos 🐛.. Por estas y otras razones, son mi parte favorita de las plantas, creo que tienen algo especial, y claro que me refiero a su vista, su fragancia y su sensualidad, pero además, tienen un poder especial. Trataré de explicar a qué me refiero remitiéndome a un par de experiencias. 

       Un día nuestro bebé se puso muy triste, tenía poco más de un año y su papá debía ir a trabajar por un periodo largo de tiempo fuera de casa, en el proceso Santiago enfermó. Algunas personas me dieron a entender que si mi bebé estaba intranquilo era por la reciente partida de su papá. Me propusieron realizar una acción para remediarlo: permitir que el bebé tirara flores al río, ¡así! que de su manita fluyeran los pétalos de rosa hacia el agua.

     ¿Pero qué había detrás de esto? Lo hicimos, fuimos mi madre, mi bebé y yo a un río cercano, lo ayudamos a que depositara con sus manitas las flores que habíamos cortado del jardín. Y con la fe puesta en ese acto que parecía irracional, simplemente confiamos en que algo pasaría.  

      La otra experiencia tiene como protagonista a una flor muy bonita de color rojo. El geranio 🌺, quien se ha convertido en una planta que respeto y admiro mucho, esto por un acontecimiento particular. Esta vez Santiago no podía dormir, y cuando conciliaba el sueño era de forma muy irregular…la situación se estaba volviendo una pesadilla. Lo que le faltaba era conciliar el sueño y descansar, por lo que intentamos acudir al pediatra para recibir indicaciones, a la medicina alópata, también le hicimos masajitos, bañitos de agua tibia, y un sinfín de técnicas que no mejoraban nada. Curiosamente le hicimos un baño de tina con agua tibia y hojas de lechuga. ¡Sí! mi bebé se convirtió en una ensalada. No funcionó tampoco.

Una amiga al verme desesperada, me comentó que su mamá sabía curar de espanto a los niños ¿Pero qué es eso? pensé. Ya había escuchado antes, pero nunca lo había puesto en práctica. Cuando un niño no descansa bien, tiene un sueño intranquilo, o se torna enfermizo, se dice que necesita un tratamiento especial, esto de acuerdo al conocimiento de muchas mujeres que trabajan con plantas ✨. La madre de mi amiga realizó un ritual que fue fascinante, con su grado de complejidad, y que involucraba elementos entre los que destáco: el agua, la sal y los pétalos de geranio.

     Simbólicamente fue un ritual muy significativo, se eligió el medio día para hacerlo, y se hizo durante tres días seguidos. Después de ungirlo y encomendarse a los poderes divinos, se le colocaron los petalitos de geranio en las palmas de las manos al bebé, como pequeños envueltitos de flores con listones rojos.

No sé bien qué pasó ahí, ni en el otro caso de las flores y el río. Lo que si sé es que funcionó, se cumplió el objetivo. En este caso fueron acciones efectivas para nosotros y para mi bebé y desde ese momento no puedo dejar de ver a las flores, sino como maravillosas. 

Mi forma de entender la realidad también cambió 🌌.

Deja una respuesta