BAWE JAM YÖLA  🌊🧜🏼‍♀️ 🔱

BAWE JAM YÖLA 🌊🧜🏼‍♀️ 🔱

La epistemología es la rama de la filosofía 📚 que analiza críticamente las prácticas cognitivas, es decir, aquellas mediante las cuales se generan, se aplican y se evalúan diferentes formas de conocimiento. El filósofo mexicano Luis Villoro, por medio de un análisis profundo de conceptos como creer, saber y conocer, nos hace una invitación a cuestionar los intereses que motivan el conocimiento, entendiéndo a este siempre en su relación con los fines del hombre en sociedad y, en último término, con una ética. 

Como sabemos, las formas de conocimiento son muchas🏙 🌌🎑, pero debido a una aplastante intensión de homogeneizarlas, se han instaurado prejuicios que pretenden regir nuestras concepciones sobre la realidad. Uno de ellos es el prejuicio cientificista, según el cual la ciencia 🔬 debe ser considerada la forma paradigmática de conocimiento; pauta y norma en que medir cualquier otra. Así, desde la mirada epistemológica formal, otros conocimientos son descalificados como conocimientos no-científicos, o como creencias 🤡

Por ejemplo, un conocimiento de los yoremes, sobre el comportamiento de los animales marinos, en relación a una entidad no humana 🧜🏼‍♀️, no será válido para quien no acepte que el mar pueda representar una entidad de ese tipo, pero no por ello deja de ser un saber que ha brindado la experiencia, y que además, al ser compartido por una comunidad que así lo valida, representa un conocimiento verdadero. Aunque las razones solo sean válidas para un conjunto de sujetos que comparten un marco conceptual y sensorial común, se trata de conocimiento, dejando claro que éste se sustenta en ciertas creencias básicas acerca de la constitución ontológica de la realidad 🤯. Así, no solo durante los milenios anteriores a la aparición de la ciencia moderna, sino aún hoy, los seres humanos han aplicado los términos epistémicos a muchas otras formas de actividad cognoscitiva. 

En este caso, de quien te vengo a hablar es una viejita, la viejita del mar o baawe jam yöla. Ella vive aquí, en el norte de México, muy pocos la han visto, sin embargo es una gran leyenda, algo así como una semidiosa, ¿te suena? Muchos mencionan que es como una sirena 🧜🏼‍♀️ pero en viejita, otros dicen que es virgen inmaculada 🙏🏻 y la festejan junto a la virgen del Carmen los días 16 de julio de cada año, esto con una procesión que recorre las aguas en las que habita. Otros la han visto cara a cara, y dicen que es más bien como un bulto, de esos que dan miedo…como un fantasma 🧟‍♀️.

Yo no la conocí en persona, pero en los 7 años que trabajé en su territorio 🏜 fue como si se hubiese hecho presente en diversas ocasiones y de diversas maneras, ¿pero de qué diablos te estoy hablando? intentaré explicartelo. Para los yoremes, quienes habitan el norte de Sinaloa, existe un ámbito muy especial, la Baawe Ánia, que es algo así como un mundo marino, este es habitado por seres que tienen sus propias normas, se trata de un espacio lleno de magia. Existen un sinfín de canciones, mitos y leyendas antiquísimas que hablan de esto, de venados que pastan sobre las aguas, de almejas que se regulan con la luna, de gigantes come pescado, de aves que regulan la marea. Son infinidad de historias del pasado, del presente y del futuro ¿te gustaría conocer alguna? Los yoremes significan constantemente su territorio, y lo conservan de una manera vivísima, incluso ahora que se haya tremendamente modificado. 

Ahora bien, si el Baawe Ánia es el mundo marino, el Juyya Ánia es el mundo del entorno inmediato en tierra, es decir el monte, las colinas, los pastizales 🐲🏞💚. ¡Este también está lleno de magia! ¿Si te dijera que aquí habita el ser que creó la vía láctea, me creerías? Así lo hizo Santiaguillo, con la ayuda del maíz y de un perrito. 

Actualmente el Juyya Ánia ha sido modificado prácticamente en su totalidad 🛑, sin embargo, te sorprendería la viveza que mantiene ese espacio en esta cultura, es como si cada uno de los yoremes cargara al Juyya Ánia consigo. 

Ahora bien, para poder conocer todo esto de lo que te hablo, tuve que acercarme al mundo de una manera distinta a la que estaba acostumbrada, es decir, tuve que retomar sensaciones y deseos que parecían no convencionales, tuve que aprender a sentir mi cuerpo, a mi Dios interior (como algunos lo nombran), a mi intuición, dale el nombre que desees Al permitirmelo me encontré con seres sorprendentes, con visiones y sensaciones únicas, con fuerzas que te pueden dar, pero que también te pueden quitar 😈. Con animales que tenían un mensaje para mí, y con infinidad de situaciones que en definitiva me dieron una renovada relación con el mundo.

Baawe Ánia es ese espacio marino, misterioso, profundo y fantástico, en donde la realidad se entremezcla con la fantasía y en donde no es fácil diferenciarlas, en donde las visiones y las sensaciones son irreconocibles. Tuve muchas y maravillosas por el simple hecho de estar ahí, ¡te imaginas lo que eso significa 🌈! Por todo esto honro y respeto muchísimo este lugar, su nombre es Bahía de Ohuira.

La Bahía de Ohuira es parte de esta inmensidad en donde habita la Baawe Jam Yöla, esta viejita que regula los ciclos de los mares, que atiende las necesidades de los animales, y que se comunica con aquel hombre o mujer que así quiera hacerlo. Te doy un tip, llevale un regalo, y quizás sea más fácil que te responda.

Ohuira se encuentra en el litoral del Mar de Cortés correspondiente al norte de Sinaloa, y es una zona deltaica del río el Fuerte, con una gran cantidad de especies marinas 🐠 🐢 🦐 🦀 🐳 🐡 🦈 . De hecho, son cuatro los sistemas lagunares marinos que forman el territorio yoreme en Sinaloa 🏞: 1) Ohuira – Topolobampo – Santa María, 2) Navachiste – San Ignacio – Nacapule, 3) La Reforma y, 4) Altata – Ensenada – Pabellones. Todos con un ecosistema lagunar estuarino, es decir, el sistema natural más rico y diverso del mundo, debido a su elevada productividad biológica. 

Todo esto es el escenario de lo que te he venido hablando hasta ahora. Aquí en la Bahía de Ohuira, y en todo este territorio podemos encontrar a la Baawe Jam Yöla, a las aves sagradas, a los venados sagrados que saben nadar 🌸💦🦌, para muchos yoremes, todos y cada uno de los espacios en todas estas Bahías son dignos de respeto, las nociones de espacio-territorio y cultura-naturaleza, se entrelazan 🏵

Pero ahora, hagamos un recorrido por algunos de los lugares que conforman la Bahía de Ohuira. Para empezar tenemos al Omteme káuhui, que en su traducción al español sería algo así como el cerro enojado, este es un cerro que tiene la peculiaridad de que en los meses de agosto de cada año emite un sonido, como si saliese un gruñido de sus entrañas, como si fuese a explotar, los abuelos relatan que esto dejó de suceder hace cerca de 10 años 🌋, en su cima existe una cruz que protege a la comunidad de todo peligro relacionado con la aparición de algún huracán, o tromba de agua, yuku baacot, culebra de agua como es conocida en lengua yoreme. También está el Ába jimsi que es el llamado cerro de la virgen, asociado con los pelos del maíz, 🌽 ¿recuerdas que en otro post hablábamos de que estos filamentos son las flores femeninas del maíz? Este cerro es sumamente sagrado, aquí se hacen múltiples ceremonias y es muy respetado en toda la región. Además dos espacios que son muy especiales, ya que son islas 🏝 : Hue káuhui / Ili hue káuhui – Los bledos y los bleditos, que reciben sus nombre de una planta. Por último, el Massokáuhui, cerro que hace alusión al venado quien llegaba a comer flores a este lugar 🌸

Los yoreme que habitan aquí, a la orilla del mar, y que recrean su vida en este espacio, se refieren a la Bahía como un sujeto vivo, con intencionalidad, y con sensaciones. Lo mismo sucede con los cerros, quienes emiten sonidos o música, incluso pueden tener movimientos de felicidad o de angustia 👀. Lugar de trabajo, sitio de vida y disfrute, y lugar sagrado para esta comunidad. Hábitat vivo que además es compartido por diversidad de seres: animales acuáticos, aereos, anfibios, espíritus y seres sagrados, que superponen diferentes territorialidades 🐅🌱💫.

Si bien hoy día todo esto pervive, se ha visto profundamente alterado, entre otras cosas, por la disputa territorial y el deterioro ambiental. Estas expresiones ontológicas únicas ❤️ 🧠, han sido atravesadas por rupturas epistemológicas, quiebres tecnológicos, degradación y demás procesos que se manifiestan en una cotidianidad que se enfrenta, y se adapta, a procesos como la construcción de grandes obras industriales portuarias 🏭🏗🚢, a la rápida expansión de las ciudades, a la canalización de los ríos, a la construcción de infraestructura para naves de alto calado en los puertos. También se encuentran luchando contra las grandes granjas camaroneras, y los barcos de alto calado que compiten por su pesca y su territorio.

Si bien desde tiempos inmemoriales las comunidades pesqueras le han brindado todo tipo de ofrendas, rezos y respeto a la  Baawe Jam Yöla, ésta aparece cada vez menos en los espacios, es como si su presencia se dejara de sentir. Algunos mencionan que esto es debido a los propios conflictos que tiene la comunidad, por la falta de respeto a las personas y los espacios, por la falta de reciprocidad. Otros mencionan que esto se relaciona directamente con los conflictos y la avaricia externa.

Para los yoremes no existe una división tajante entre el ser humano y la naturaleza, la palabra “naturaleza” no existe en lengua yoreme, pues la realidad es concebida como una totalidad en continuidad. De hecho, la representación de la naturaleza como objeto que debe supeditarse al humano en forma de “recurso natural” , será más bien la premisa de la modernidad. Con la implementación de una racionalidad extractivista donde prima la cosificación de todo, se ha contradicho una premisa fundamental a la que responden los viejos yoreme: todas y cada una de las partes de lo existente tienen vida, por tanto, son dignas de respeto y cuidado 🍀

Ahora bien, ¿es realmente conveniente para nosotros, una verdadera reconexión con la naturaleza a la manera del ser yoreme? Sabemos que se habla de diferentes formas de conocimiento 📖 y el respeto a las mismas, de reconocer al mundo en su diversidad, actualmente se promueven a nivel mundial los derechos de los indígenas. Por todos lados se habla de esto, de la naturaleza como sujeto, incluso hay países en donde se ha promulgado esto por ley. Las formas de conocimiento e intervención en la realidad realmente son muchas y muy variadas, solo que hay un detalle, se nos ha tratado de hacer creer que solo una es la ideal. Pero qué aburrido sería un mundo así 😒 ¿No lo crees? Yo tengo la convicción de que nosotros tenemos a la mano, incluso que tenemos interiorizadas muchas de estas formas de conocimiento, nuestro cuerpo las reconoce ¿Y qué tal que estas formas nos dieran testimonio de valores posibles que nos permitirían vencer las taras del individualismo moderno?

Aquí te dejo una probadita de la música, y la danza hecha ritual que te pueden dar pistas de lo que te hablo 🦌 🌷 🎻 Atrévete a conocer un poco más de este mundo, porque como diría Édouard Glissant en su Introduction à une Poétique du Divers: «No se trata ya de soñar un mundo, si no de poner los pies en la tierra».

Deja una respuesta